FOTO: VD
Balonmano  |  Aula Alimentos de Valladolid

Sara Molés, Elba Álvarez y Danila So Delgado  continúan concentradas con la selección española  para preparar el Mundial de Rumanía

28 de Septiembre de 2020

La COVID-19 frenó en seco todo el tra-bajo de las selecciones españolas de balonmano, pero ahora, poco a poco y entre algodones, las Guerreras vuelven al trabajo. Y no lo hacen solo las que ya pueden presumir de ser convocadas por la absoluta, lo hacen también las Guerreras Júnior, que preparan el Mundial de Rumanía que debe celebrarse del 2 al 13 de diciembre. La selección júnior se ha concentrado en Madrid y entre las elegidas por Imanol Álvarez están tres jugadoras del Aula Alimentos de Valladolid: Saras Molés, Elba Álvarez y Danila So Delgado. Tres jugadoras con un brillante futuro por delante y que comparten un mismo sentimiento, la ilusión por poder vestir la rojigualda.

“Vivo esto con mucha ilusión porque después de todo este parón teníamos muchas ganas de volver a hacer una actividad con la selección. Es una gran motivación porque es el reflejo de mi esfuerzo, de todo lo que hacemos día a día en el club”, señala Sara Molés desde la concentración del combinado na-cional. En el mismo sentido se expresa Danila So Delgado. “Estoy muy ilusio-nada porque después de no haber venido en marzo por el tema del COVID-19 teníamos muchísimas ganas de estar aquí.  Supone una superación personal porque tenía muchas ganas de competir a este nivel tan increíble. Estamos compitiendo con gente muy buena. Esto es un regalo que hay que aprove-char. Soy de las que prefiere disfrutar cada momento aunque tengas un objeti-vo a largo plazo”, asegura la lateral blanquiazul.

También Elba señala la importancia que tiene para ellas estar con el combina-do nacional. “Siempre que me llama la selección considero que es un premio al trabajo y al esfuerzo que hago en el club. Esta generación me extramotiva para venir porque es increíble. Esto es un regalo que tengo que agradecer a mis compañeras y al cuerpo técnico del club porque sin ellos, yo no estaría aquí. Creo que tenemos una generación excepcional de jugadoras y tenemos muchas ganas de preparar ese Mundial. El grupo tiene una calidad humana increíble y disfrutamos muchísimo con este tipo de concentraciones en las que trabajamos un montón”.

El trabajo comienza muy pronto con un desayuna y una doble sesión en el gimnasio y en la pista. Luego llega el momento de comer y de la siesta, que da paso al entrenamiento de por la tarde. Tras una ducha rápida, las juveniles cenan y se van a la cama para descansar y afrontar el siguiente día.

“Creo que debemos disfrutar del momento, de lo que estás haciendo en el día a día. Nunca te cierras puertas y tienes objetivos a corto plazo, pero creo que tienes que centrarte en dar lo mejor de ti misma en cada entrenamiento y en cada partido”. Estas palabras de Elba vienen refrendadas por Sara Molés. “To-dos tenemos objetivos a largo plazo, pero tienes que disfrutar en el día a día”.

Las tres juveniles se han desplazado desde Madrid hasta Guadalajara para afrontar la que va a ser su segunda semana de concentración para preparar el importante Mundial de Rumanía. Desde luego, el Aula Alimentos de Valladolid está muy bien representado en la selección.