FOTOS: Mariano González
Balonmano  |  Atlético Valladolid
Los gladiadores azules apabullaron a su rival con intensidad, defensa y ritmo. La victoria prolonga su estado de gracia y ata la octava plaza, aunque incluso podría terminar en la séptima posición 

El Recoletas Atlético Valladolid continúa como un vendaval y certifica la octava plaza de Liga Asobal

El Recoletas Atlético Valladolid sumó un nuevo triunfo ante el Bada Huesca (32-22) que le asegura la octava plaza de la Liga Asobal, y le habilita incluso para optar a la séptima en la última jornada. Los gladiadores azules atraviesan su mejor momento de su historia en Asobal y fueron un vendaval ante el que Bada Huesca apenas pudo hacer mucho.

La motivación, ritmo y confianza que tiene ahora el Recoletas Atlético Valladolid es imbatible en esta recta final de temporada. Bada Huesca aguantó a su nivel 25 minutos, después su intensidad decayó y fue superado por los gladiadores azules, mucho más enteros físicamente y, sobre todo, mucho más acoplados y conectados. La conexión entre jugadores, también con el entrenador, que ahora tiene este equipo supera cualquier momento anterior de la historia del Recoletas Atlético Valladolid. Su madurez como conjunto, después de mucho trabajo, ha alcanzado a su mejor nivel y eso se nota en la pista desde hace ya varios meses.

Con esta victoria los vallisoletanos continúan con la mejor racha positiva de su historia en Liga Asobal, con seis jornadas sumando puntos (cinco triunfos y un empate). Una racha increíble que permite al Recoletas Atlético Valladolid certificar el octavo puesto que le permitirá esquivar dos eliminatorias de la Copa del Rey la próxima temporada. Un gran premio para un final de curso espectacular para los gladiadores azules, que incluso optan a la séptima plaza.

Fue también un partido muy especial porque era el último de la temporada en Huerta del Rey y la afición respondió con un emotivo aplauso al final del encuentro dirigido a toda la plantilla. También fue especial para Abel Serdio y Héctor González, que no continuarán en el equipo la próxima temporada. El adiós del pivote asturiano fue emocionante. El máximo goleador del equipo, emblema y referente del Recoletas Atlético Valladolid en los últimos tiempos, se despidió con lágrimas ante una grada volcada con él y un vestuario que le arropó en todo momento. Su paso por Valladolid ha sido histórico y ha dejado una profunda huella.

HURACÁN RECOLETAS ATLÉTICO VALLADOLID
El Recoletas Atlético Valladolid salió a la pista con la necesidad de puntuar para confirmar la octava plaza y salió muy concentrado y dando el máximo en defensa desde el inicio. Su intensidad tuvo premio y pronto comenzó a dominar el marcador con uno o dos goles de ventaja (3-1 minuto 5). Sin embargo, Bada Huesca también cumplió su papel en defensa y puso las cosas muy crudas a los vallisoletanos.

Los goles desde el extremo de Dani Perez (5 en la primera parte) fueron un alivio para los gladiadores azules, a los que les costaba mucho marcar. Sin embargo, los locales se mantuvieron firmes atrás y el partido pasó por momentos de mucha intensidad pero escasos goles (8-6, minuto 15). La dureza defensiva de ambos provocó también algunos instantes polémicos con los árbitros, circunstancia que sacó provecho Bada Huesca para ponerse por delante (10-11, minuto 25). 

Pero los gladiadores azules firmaron cinco minutos brillantes antes del descanso para escaparse por tres goles (14-11). Ayudó el 5-1 defensivo con Turrado de avanzado y la mayor clarividencia ofensiva de Abel Serdio, Manu García o Turrado. Los errores de Huesca, con muchas pérdidas, le condenaron.

El Atlético Valladolid prolongó su estado de gracia en un arranque fulgurante de la segunda mitad en la que obtuvo su mayor ventaja hasta el momento (17-11, minuto 33). La defensa fue clave una vez más. José Nolasco pidió tiempo muerto para frenar a los vallisoletanos. Pero no pudo y los locales se escaparon aún más, hasta tener 9 goles de ventaja (22-13, minuto 39) para firmar un parcial de 8-2 desde el descanso.

Los aragoneses se vieron abrumados por la mayor intensidad de su rival y cometieron muchos errores en esta fase de partido que, a la postre, fue decisiva. El Atlético Valladolid anotaba con fluidez ahora, con goles de Rubén Río, Adrián Fernández, Víctor, Serdio, Nico López… la actuación coral del Recoletas fue un día más espectacular, a la que se sumó César Pérez deteniendo dos penaltis y un Carlos Calle también inmenso en la portería. Así, en el minuto 48 el Atlético Valladolid alcanzó los once goles de ventaja (26-15).

El choque entró en un momento de equilibrio que no favoreció al Recoletas Atlético Valladolid. Los visitantes aprovecharon la relajación de su rival para anotar 4 goles de forma consecutiva y acercarse en el marcador (26-19, minuto 53). Pisonero pidió tiempo muerto porque peligraba la renta de cinco goles que buscaba para superar el gol average particular con Huesca. El Bada Huesca se acercó aún más (26-20, minuto 54). Pero ahí se quedó. El Atlético se reactivó y cerró el partido con varias defensas buenas que dejaron sin respuesta a los visitantes. Al final 32-22 que muestra el brillante encuentro de los vallisoletanos.

FICHA TÉCNICA
Recoletas Atlético Valladolid (32): Diego Camino (-), Nico López (1), Héctor González (1), Roberto Turrado (1), Dani Pérez (7, 1p), Adrián Fernández (3), Rubén Río (4), César Pérez (2 paradas), Carlos Calle (1 gol, 14 paradas), Abel Serdio (7, 3p), Álvaro Martínez (-), Miguel Martínez (-), Roberto Pérez (1), Jorge Serrano (-), Manu García (3), Víctor Rodríguez (3).
Siete inicial: Calle, Diego Camino, Dani Pérez, Río, Serdio, Serrano y Víctor Rodríguez.
Bada Huesca (22): Alberto Val (1), Gerard Carmona (2), Enrique Camas (3, 2p), Adrià Pérez (2), Radovan Ostojic (3), Jorge Gómez Lite (portero), Filipe Mota (3), Gonzalo Carró (1), Eloy Felez (-), Oier García (1), Nicolas Zungri (-), Miguel Malo (-), Lucas Calvo (2, 2p), Nicolas Bonanno (4), Daniel Arguillas (portero).
Siete inicial: Arguillas, Camas, Ostojic, Mota, Carró, Oier García, Bonanno.
Parciales cada 5 minutos: 3-1, 5-4, 6-6, 8-8, 10-10, 14-11 -descanso- 18-12, 22-14, 25-15, 26-17, 27-20, 32-22
Árbitros: David Monjo y Miguel Martín Soria. Excluyeron a Rubén Río (15’), Abel Serdio (9’, 44’), Radovan Ostojic (6’), Filipe Mota (16’), Adriá Perez (34’) Manu García (35’)
Pabellón: Huerta del Rey (Valladolid). 29ª jornada de Liga Asobal. 2.046 espectadores.