Balonmano

El Pevafersa, de "turismo forzoso" a Montpelier

No es un viaje de placer, no es un enfrentamiento atractivo, no hay nada en juego. No hay razones positivas para hablar de este último encuentro europeo de la primera fase. No es que el rival no merezca el mayor de los respecto, ni que la localidad gala a visita no tenga sus atractivos, pero lo caprichoso del calendario ha hecho que este enfrentamiento no tenga nada en juego de cara a la clasificación y encima llegue justo antes de un doble enfrentamiento vital ante el Ademar León, primero en Liga con la tercera plaza en juego, y luego en los cuartos de final de Copa.


Por todo ello, el enfrentamiento de este domingo será un banco de pruebas de Pastor ante los siguiente compromisos. Los tocados, sobre todo Asier Antonio, no disputarán un minuto y el técnico probará cosas en el juego pensando más en los leoneses que en los galos. Un conjunto francés que ya tiene la primera plaza de su grupo asegurada -los vallisoletanos son matemáticamente terceros-, y que tal vez tenga un poco más de ambición por jugar ante su público y por el especial "cariño" que se tienen ambos entrenadores desde hace tiempo.


Al menos el duelo continental nos deja dos datos más para al análisis previo. Por un lado, la delicada situación económico del Valladolid, que ha hecho que el presidente pide la ayuda de los socios y que ha hecho también que el equipo haya tenido que viajar en un autocar con literas durante más de 12 horas, para ahorrarse más de 20.000 euros. Una paliza que queda compensada en parte por la paliza que también se dieron unos 60 aficionados, que han decidido acompañar al equipo demostrando que esta afición, o al menos una parte de ella, todavía siente los colores.


Tras este partido llegará el momento de la verdad en todos los frentes. En Liga, el sábado 13 el Pevafersa recibirá en Huerta del Rey al Ademar León; en Copa, el conjunto leonés será de nuevo el rival de cuartos en una competición que arranca el día 17; y en Champions, la próxima semana conoceremos el rival de octavos, aunque todo apunta a que será un conjunto alemán. Una competición que volverá a Valladolid el 27 de marzo.