FOTOS: Mariano González
Balonmano  |  Atletico Valladolid
Los gladiadores azules no pudieron con el Fraikin Granollers, que sacó petróleo de las acciones de dos jugadores: Adria Figueras (13 goles) e Ian Tarrafeta (10 goles). Entre ambos condenaron a un Recoletas sin fuelle al final

29 - 32 El Recoletas Atlético Valladolid encaja su tercera derrota consecutiva en Huerta del Rey 

21 de Noviembre de 2018

El Recoletas Atlético Valladolid sumó su tercera derrota consecutiva tras perder en Huerta del Rey ante el Fraikin Granollers (29-32). Los gladiadores azules se atascaron en la segunda parte y no pudieron frenar a un Granollers que con apenas dos hombres superó a los locales. 

Los visitantes sacaron petróleo de dos acciones, simples pero muy eficaces: la movilidad, penetraciones y los uno contra uno de Ian Tarrafeta y la combinación con su pivote, el Hispano Adria Figueras. Entre ambos anotaron 23 goles, 13 de Figueras y 10 de Tarrafeta. El Recoletas fue incapaz de encontrar la fórmula que frenara a estos dos hombres. La defensa 5-1 habitual de los vallisoletanos no funcionó para detenerlos y los catalanes insistieron una y otra vez con ellos dos, dejando al Recoletas con una derrota muy dolorosa ante su público, la tercera consecutiva.

Lo cierto es que el Recoletas firmó una primera parte con mucha estabilidad y orden en ataque, dando más responsabilidad a sus laterales y más espacio a sus centrales, habituales protagonistas y aglutinadores del juego ofensivo de los gladiadores. Esto le sentó bien al equipo en los primeros 30 minutos, que terminaron con ventaja local (16-14).

Pero en la segunda mitad, el Granollers hizo añicos las esperanzas vallisoletanas subiendo su nivel defensivo y, viendo que estaban siendo muy efectivos, castigando a los locales con esos dos hombres. Las rotaciones no funcionaron bien y el cansancio también afectó a los jugadores importantes por lo que el equipo no llegó fresco al final.

David Pisonero hizo algunas variaciones con respecto a los partidos anteriores. Sacó a Turrado como avanzado en la defensa 5-1 y dio más protagonismo a los laterales, que estuvieron más incisivos y más dinámicos. Lo consiguió en la primera parte, con buen trabajo de Roberto Pérez y Víctor Rodríguez, también Héctor y Rubén Río sumaron detalles positivos. La idea fue liberar a los centrales, Adrián y Diego Camino, y dar más espacio y oxígeno al juego ofensivo de los gladiadores azules.

El Recoletas jugó así una primera parte más ordenada en ataque y en defensa mantuvo el tipo con la 5-1. Pero no fue nada fácil. La primera ventaja vallisoletana (3-1, minuto 6) se quedó en nada tras un parcial de 0-4 para el Fraikin Granollers (3-5, minuto 11). Los locales desperdiciaron incluso una superioridad.

Sin embargo, el Atlético Valladolid se mantuvo firme y aguantó a un Granollers en el que ya empezaba a destacar Adria Figueras desde el pivote. Tampoco se pudo frenar a Ian Tarrafeta (6 goles en la primera parte) que entraba y lanzaba con mucho acierto. Además, Bombom Almeida estuvo a gran altura en la portería (9 paradas en la primera mitad). El Granollers controlaba el marcador, pero no se escapaba (9-10, minuto 19).

Pese a una inferioridad, los vallisoletanos dieron un golpe en la mesa. Un 2-0 de parcial con uno menos y un par de robos dieron ventaja de nuevo al Recoletas (13-11, minuto 22). Diego Camino destacó en la recta final con sus goles y los gladiadores azules se marcharon al descanso con esa ventaja (16-14).

No arrancó bien el Recoletas Atlético Valladolid tras el descanso. Pisonero devolvió a Miguel Camino al avanzado en 5-1 pero tampoco pudo frenar las penetraciones de Tarrafeta y sufrió una y otra vez su acierto, y de Figueras, al que su equipo buscaba una y otra vez en el pivote. Tres goles más de Tarrafeta y cuatro de Figueras en los primeros minutos devolvieron al Granollers la iniciativa (19-22, minuto 42).

Pisonero pidió tiempo muerto pero no pudo encontrar la manera de frenar el balonmano simple, pero efectivo del Granollers. Volvió Turrado y los locales pudieron empatar (22-22, minuto 45), pero poco a poco la confianza fue menguando. Figueras desquició con su movilidad a la defensa vallisoletana y al público, y los visitantes cogieron una ventaja de tres goles (25-28) a falta de cinco minutos que ya fue imposible de remontar ante un rival bien plantado atrás y un Recoletas sin ideas y, sobre todo, sin respuesta defensiva. Al final victoria del Fraikin Granollers por 29-32.

FICHA TÉCNICA
Recoletas Atlético Valladolid (29): Diego Camino (6), Nico López (-), Héctor González (1), Roberto Turrado (1), Dani Pérez (3), Adrián Fernández (2), Rubén Río (2), César Pérez (portero), Carlos Calle (portero, 13 paradas), Abel Serdio (6, 1p), Miguel Martínez (-), Roberto Pérez (2), Gastón Mouriño (1), Miguel Camino (2), Manu García (2), Víctor Rodríguez (1).
Fraikin BM Granollers (32): Marc Guàrdia (portero), Borja Lancina (-), Marc García (-), Álvaro Ferrer (-), Adria Figueras (13), Adrià Martínez (1), Mamadou Gassama (1), Víctor Sáez (1), Rakocija Vukasin (-), Ian Tarrafeta (10), Ivan Popovic (-), Sergi Franco (1), Cesar Almeida (portero, 12 paradas), Alejandro Márquez (2), Antonio García (3, 2p).
Parciales cada 5 minutos: 2-1, 3-3, 7-8, 11-10, 13-13, 16-14-descanso- 16-17, 19-20, 21-22, 23-25, 25-27, 29-32
Árbitros: Rafael García y Alberto Rodríguez. Excluyeron a Marc García (8’), Héctor Gonzalez (18’), Abel Serdio (33’), Mamadou Gassama (45’), Ivan Popovic (54’). Tarjeta roja a Nico López (52’)
Pabellón: Polideportivo Huerta del Rey (Valladolid). 11ª Jornada de Liga Asobal. 1.913 espectadores.

David Pisonero, entrenador del Recoletas Atlético Valladolid, valoraba así el encuentro: “Estamos tocados tras una primera parte buena, pero acusamos el cansancio, y se nos hizo cuesta arriba. Granollers tiene mucha calidad en la línea, Figueras nos hizo daño en el pivote, Tarrafeta también. Nos los sujetamos bien, solo en la primera parte, en la que dejamos al rival en 13 goles, que son buenos guarismos”.

“Pero los que tienen que llevar el peso del choque se les hizo cuesta arriba, porque el partido fue muy exigente. Nos han sacado del partido en la segunda parte, con más contundencia. Ha sido una de las mejores primeras partes, de juego, de lo mejor, fluido, dinámico, variado, con conexión con pivote, con extremos… Pero en la segunda lo contrario”. 

“Puede ser que no tengamos tanta fluidez, teníamos que tener más confianza, pero no estamos frescos. La defensa 5-1 desgasta bastante pero los cuatro del centro llevan el peso y tenemos una rotación entera. La 5-1 va bien contra este tipo de pivotes, pero nos han superado en los unos contra uno”.

“Necesitamos subir el tono de todo el mundo, estar todos, tener más homogeneidad en todo el equipo, atrás y adelante, porque cuando damos todo el equipo sube. Es la situación que preveíamos, por eso hay que participar todos, para estar vivos en cada partido”. 

“Necesitamos de los laterales mucho, son conscientes. No estamos teniendo la fluidez que deberíamos. Necesitamos a Rubén, a Víctor, a todos, porque a Diego y Adri se les hace eterno, cuando tienes que enfrentarte a defensas duras. Una situación así provoca que las defensas estén más atrás, que sea más difícil y que no encontremos a Abel ni a los extremos. Es una situación complicada, teníamos que tener más lanzamiento exterior. Es cierto que son jóvenes, y eso te da a veces irregularidad”.