FOTOS: Valentín G. de Garibay.
Balonmano  |  Caja Rural Aula Valladolid
Las blanquizales ceden ante las malagueñas  en un partido vibrante 

29-30 Al Caja Rural Aula Valladolid le falta tiempo ante el Costa del Sol Málaga

30 de Octubre de 2021

El Caja Rural Aula Valladolid cedió ante el Costa del Sol Málaga en un partido apasionante, que enfrentó a dos grandes equipos y dejó momentos de un balonmano enorme. Al final, la victoria se fue hasta Málaga (29-30) por los pequeños detalles - como la diferencia en los sie-te metros, ocho lanzó el Málaga por los tres de las vallisoletanas, o los pasivos que se fueron al limbo- y porque al Caja Rural Aula le faltó un punto de ener-gía para poder remontar al final

Empezó el partido con ataques rápidos e intercambio de goles, con las dos de-fensas tratando de desentrañar las claves ofensivas del rival. El Caja Rural Aula Valladolid se sentía cómodo a la carrera, con dos goles en primera oleada de Cristina Cifuentes, mientras que la primera línea de Málaga hacía daño a la defensa blanquiazul. Carmen se hacía grande en la portería vallisoletana, mientras que a Mercedes Castellanos la arropaban los palos, hasta cuatro die-ron las locales en los primeros quince minutos del encuentro, artífices de que las blanquiazules no pudieran abrir una pequeña brecha en el marcador. 

Así se llegó al ecuador de la primera mitad con el encuentro muy igualado (7-8) y con las defensas ganando intensidad cada segundo que pasaba. El mun-do de las malagueñas pasaba por su primera línea y por la conexión en los seis metros, mientras que las locales sacaban jugo a sus extremos y a la po-tencia de Lorena Téllez. Llegaron las rotaciones en el equipo que ahora dirige Sergio Escudero y llegó también la primera ventaja de dos goles para las ma-lagueñas, que supieron aprovechar una superioridad por la exclusión de Cris-tina Cifuentes, para coger un poco de aire en el marcador (8-10, min. 21). Las pérdidas del Caja Rural Aula al querer lanzar el contraataque también pasaron factura al equipo local, que sobrevivió en ataque con la frescura de Inoa Lucio y de Danilo So Delgado. 

Pero el gran problema de las pucelanas eran los siete metros. La primera parte terminó con cuatro lanzados por las malagueñas -tres anotados y uno deteni-do por Lulu Guerra- por ninguno de las blanquiazules. Y esa estadística pesa-ba en la mochila de las de Sergio Escudero, que se fueron al descanso uno por detrás en el marcador (15-16).

La buena noticia para las blanquiazules es que estaban en el partido y que no se mostraban inferiores al Costa del Sol Málaga, la mala, que tenían que em-pezar la segunda mitad en inferioridad por la exclusión tardía de Rafi. Y las visitantes se habían mostrado taxativas en la única superioridad que habían tenido durante los primeros 30 minutos. 

Pero como los guiones nunca están escritos, en inferioridad empató el Caja Rural Aula en el comienzo de la segunda mitad. Amaia G. De Garibay puso las tablas en el marcador casi en un suspiro (17-17) y Lorena Téllez, ya con igual-dad en pista, puso en ventaja a las vallisoletanas (18-17). Todo volvió a iguala-se rápidamente con un siete metros marcado por Soledad López, pero el Caja Rural Aula Valladolid había recuperado su mejor versión. Y los problemas que arrastra con ella. Como no aprovechar la superioridad. Se fue Paula García al banquillo dos minutos y la exclusión terminó con un 0-1 a favor de las visitan-tes. La ventaja, que se movía entre uno o dos goles, volvía a tener color anda-luz y a las vallisoletanas les tocaba moverse en un filo muy pequeño. Era el peor momento para quedarse en inferioridad, pero una exclusión de Rafi obli-gó a las de Sergio Escudero a jugar con una menos en el peor momento posi-ble. Y sirvió para que el Málaga pusiera una ventaja de tres goles a solo quin-ce minutos del final (21-24).

No se desenganchó del partido el Caja Rural Aula Valladolid. Tan peleonas como siempre, las de Sergio Escudero mantuvieron la fe, enganchadas a un partido que parecía inclinarse a favor de las visitantes, firmes en su decisión de no rendirse. 

Con todos esos parámetros, el partido entró en los últimos tres minutos con un sol de diferencia a favor de las visitantes (28-29). Ahí apareció la solidez de-fensiva de las malagueñas y una Merche Castellanos que emergió en los úl-timos instantes para confirmar la victoria. 

29 Caja Rural Aula: Carmen Sanz (portera, 9 paradas), Teresa Álvarez (1), Lo-rena Téllez (3), Elena Cuadrado (4), Sara Molés (1), Amaia G. De Garibay (3)
Cristina Cifuentes (5) -siete inicial- Lulu Guerra (portera, 7 paradas), Inoa Lucio (2), Jimena Laguna (3), Malena Valles (2), Danila So Delgado (4), Elba Álvarez (1), Rafi (-) y Savina Bergara (-).

30 Costa del Sol Málaga: Merche Castellanos (portera, 8 paradas), Estela Doi-ro (6), Soledad López (5), Rocío Campigli (1), Esperanza López (2), Paula Gar-cía (6) -siete inicial- Silvia Arderius (4), Sara Bravo (1), Talita Alves, Almudena Gutiérrez (-), Laura Sánchez Cano (-), Isabelle Dos Santos (5) y Virginia Fer-nández (portera).

Parciales cada 5 minutos: 4-3, 5-5, 7-8, 8-9, 11-12, 15-16 (descanso), 18-18, 19-21, 21-24, 24-26, 27-29 y 29-30.

Árbitros: David Monjo y Javier Álvarez. Excluyeron a Cristina Cifuentes (2), Rafi (2) por el Caja Rural Aula Valladolid; y a Rocío Campigli (2), Paula García (2) por el Costa del Sol Málaga.