Balonmano  |  Atlético Valladolid
Los gladiadores azules pudieron incluso llevarse la victoria, pero el último lanzamiento de Abel Serdio, a falta de segundos, lo detuvo Marc Guardia. Brillante partido de los vallisoletanos, que prolongan su racha positiva en su mejor momento del año

28 - 28 Punto valioso del Recoletas Atlético Valladolid en Granollers

El Recoletas Atlético Valladolid sumó hoy un punto muy valioso en una de las pistas más complicadas de la Asobal. El empate ante el Fraikin BM Granollers (28-28) sabe a gloria para los gladiadores azules, pero pudieron llevarse mucho más si el último lanzamiento de Abel Serdio no lo hubiera detenido Marc Guardia.

El punto obtenido sirve para continuar luchando al Recoletas por entrar entre los ocho mejores de la Liga Asobal. Quedan cuatro jornadas y se jugará todo en una recta final apasionante que los vallisoletanos afrontan con mucho optimismo tras los últimos resultados positivos logrados: dos victorias seguidas ante Helvetia Anaitasuna y Abanca Ademar León y un empate ante el BM Granollers.

En Granollers se vio un nuevo ejercicio de máxima competitividad del Recoletas Atlético Valladolid, que vive su mejor momento de forma de toda la temporada. David Pisonero solo pidió a los suyos que estuvieran en partido hasta el final y de nuevo lo consiguieron y con brillantez. Toda una hazaña por la diferencia entre ambas plantillas, con un rival que lucha por ser segundo en la liga y que supera en presupuesto a los vallisoletanos. Solo la mala suerte en el último lanzamiento impidió que los gladiadores azules se llevaran los dos puntos. 

El Recoletas comenzó el choque mucho más metido que su rival y las primeras ventajas fueron suyas (4-6, minuto 10). Los goles de Abel Serdio desde el pivote (4 en la primera parte), muy bien asistido por Diego Camino y el resto del equipo, lideraron el juego de los visitantes, acertados y muy dinámicos en ataque, y bien en defensa. Los gladiadores azules pudieron frenar a Adria Figueras y a Ian Tarrafeta, verdugos en el partido de ida, pero el banquillo amplio del Granollers fue poco a poco imponiéndose.

El 8-9 del minuto 15 fue la última ocasión en la que el Atlético Valladolid estuvo por delante en el marcador en esta mitad. Un parcial de 3-0 dio la vuelta al partido (11-9, minuto 18) y a partir de ese momento fue el Fraikin Granollers el que estuvo más cómodo y con un colchón de dos y tres goles. La ventaja incluso se amplió hasta los 4 goles (17-13, minuto 26) pero un último tanto de Diego Camino llevó el 17-14 al descanso. Los vallisoletanos pudieron acercarse más pero las paradas de Bombom Almeida lo impidieron.

Los de David Pisonero se mostraron muy serios en la segunda parte y aguantaron bien a un Granollers que no pudo escaparse, pero mantuvo su ventaja (21-18, minutos 38). La defensa funcionaba y Carlos Calle, que sustituyó a César Pérez, también ayudaba con sus paradas. Así los vallisoletanos pudieron enlazar varias buenas defensas para dar un golpe de efecto al choque e incluso ponerse por delante gracias a un parcial de 0-4 (21-22, minuto 44). 

Los gladiadores azules jugaron entonces sus mejores minutos, ganaron confianza y pusieron contra las cuerdas al Fraikin BM Granollers. El primer gol de Abel Serdio en la segunda mitad daba una ventaja muy jugosa al Recoletas (24-26, minuto 51) ya en la recta final. Antonio Rama sacó entonces a Marc Guardia en la portería, que a la postre sería decisivo con sus tres paradas. 

El tramo final fue una locura, pero con el Atlético Valladolid muy centrado y sabedor de sus posibilidades. Alex Márquez y Mamadou Gassama empataron (26-26, minuto 54), pero tras un tiempo muerto de Pisonero el Atlético Valladolid se pudo de nuevo por delante con dos goles de un espléndido Abel Serdio (26-28, minuto 56). Los de Granollers remontaron de nuevo con goles de Adria Figueras y de Adria Martínez (28-28, minuto 58). Un lanzamiento de Víctor Rodríguez parado por Marc Guardia daba oportunidad al Granollers para adelantarse a falta de un minuto pero Carlos Calle también estuvo brillante deteniendo un disparo de Tarrafeta. Con 17 segundos por jugarse, los vallisoletanos tuvieron en su mano la última posesión, y el balón le llegó a Abel Serdio, pero su lanzamiento postrero lo detuvo Marc García. 

FICHA TÉCNICA
Fraikin BM Granollers (28): Marc Guàrdia (portero, 3 paradas), Marc García (-), Álvaro Ferrer (-), Pol Valera (2), Adria Figueras (3, 1p), Oswaldo Dos Santos (1), Adrià Martínez (3), Mamadou Gassama (2), Víctor Sáez (2), Rakocija Vukasin (-), Ian Tarrafeta (2), Ivan Popovic (-), Sergi Franco (2), Cesar Almeida (portero, 7 paradas), Alex Márquez (7), Antonio García (4, 2p).
Siete inicial: Bombom Almeida, Marc García, Alvaro Ferrer, Oswaldo Dos Santos, Adriá Martínez, Mamadou Gassama, Antonio García.
Recoletas Atlético Valladolid (28): Diego Camino (3), Nico López (1), Héctor González (1), Roberto Turrado (-), Dani Pérez (2), Adrián Fernández (4, 4p), Rubén Río (2), César Pérez (portero, 3 paradas), Carlos Calle (portero, 10 paradas), Abel Serdio (7), Álvaro Martínez (2), Miguel Martínez (-), Roberto Pérez (-), Jorge Serrano (-), Manu García (2), Víctor Rodríguez (4).
Siete inicial: César Pérez, Diego Camino, Dani Pérez, Rubén Río, Abel Serdio, Manu García, Víctor Rodríguez.
Parciales cada 5 minutos: 1-3, 4-5, 8-8, 12-11, 15-12, 17-14 -descanso- 18-15, 21-19, 22-22, 24-24, 26-27, 28-28
Árbitros: Rafael Alberto García Mosquera y Alberto Rodríguez. Excluyeron a Marc García (18’), Álvaro Martínez (23’), Nico López (28’), Abel Serdio (33’), Roberto Turrado (42’), Alvaro Ferrer (48’)
Pabellón: Palau d’Esports (Granollers). 26ª jornada de Liga Asobal. 1.200 espectadores.

Declaraciones de David Pisonero, entrenador del Recoletas Atlético Valladolid: “Contento por el rendimiento del equipo, por el juego y por la manera de afrontar el partido, porque hemos pasado momentos muy duros, pero no se perdió la cara en ningún momento. El equipo supo remontar, estar a su nivel y competir hasta el final”.
 
El objetivo cumplido: jugar bien, competir, y tener opciones de ganar. Por eso siempre vamos a estar satisfechos. Pero nos vamos con sabor agridulce por ese final de partido y cómo ha transcurrido el final. Sabemos que siempre es un poco lotería pero nos vamos con la sensación de perder un punto porque era un lanzamiento fácil para Abel, que no tuvo fortuna”.