FOTO: VD
Balonmano  |  COPA DEL REY
Los gladiadores azules perdieron por 5 goles, cediendo la renta de 4 goles que traían del partido de ida. El Recoletas sufrió mucho para anotar y fue perdiendo por 9 goles. Pero remontó y solo cedió con un gol anotado in extremis por Martín Ganuza

27-22 El Recoletas cae en el último segundo ante el Helvetia Anaitasuna y se queda fuera de la Copa del Rey

El Recoletas Atlético Valladolid se quedó fuera de la Copa del Rey tras perder en Pamplona ante el Helvetia Anaitasuna (27-22) en el último segundo y de forma angustiosa. Los gladiadores azules contaban con una ventaja de 4 goles del partido de ida pero los navarros superaron esa diferencia con un gol anotado a dos segundos del final, dejando fuera de la Final8 de la Copa del Rey a los de David Pisonero.

Los vallisoletanos se quedan así sin uno de sus objetivos de esta temporada en un encuentro intenso, con muchos altibajos de los visitantes y en el que llegaron al final con opciones después de haber ido perdiendo por 9 goles (21-12, minuto 41). La gran defensa de Anaitasuna, que llevó la iniciativa durante buena parte del partido, torturó a un Recoletas al que dejó sin ideas y sin acierto en ataque.

Pero los de Pisonero tiraron de orgullo y calidad. Liderados por el trabajo ofensivo del capitán, Diego Camino, que desatascó a los suyos, pudieron remontar y ponerse de nuevo por delante en la eliminatoria (26-22, minuto 58). El joven Álvaro Martínez, protagonista en esta gran remontada con tres goles, erró un lanzamiento crítico en el momento culminante del choque. Pero después el Anaitasuna, en el último segundo, anotó desde el extremo el gol decisivo (27-22), que le daba 5 goles de ventaja y superaba en la eliminatoria al Recoletas.
 
El choque volvió a iniciarse con un ritmo trepidante, como en el partido de ida (2-3, minuto 4). Pero las defensas fueron de nuevo protagonistas, tomaron el pulso al partido y detuvieron en seco el ritmo anotador de ambos equipos. Pero a partir de ahí sufrió mucho más el Recoletas Atlético Valladolid para anotar goles. Primero enlazó diez minutos sin marcar (5-4, minuto 14) aunque su defensa y César Pérez también rayaban a gran altura. 

El Recoletas, mermada su capacidad ofensiva y atascado, aguantó en esta tesitura otros cinco minutos más (8-7, minuto 20). Sin embargo, Helvetia Anaitasuna sí pudo anotar en los minutos finales y escaparse hasta los cuatro goles (12-8, minuto 25) poniendo en peligro la eliminatoria para el Recoletas. Adrián Fernández y Jorge Serrano arreglaron un poco el atasco de los gladiadores azules y dejaron al Recoletas tres abajo en el descanso (13-10).

En la segunda mitad se complicaron mucho más las cosas para el Recoletas, que encajó dos goles en un minuto (15-10, minuto 31) y se ponía por detrás en la eliminatoria. Anaitasuna continuó castigando a un Recoletas herido y en shock en ataque, y con un parcial de 5-1 en los primeros cinco minutos de la segunda parte se colocó con siete goles de ventaja (18-11, minuto 35).

David Pisonero intentó frenar la sangría con un tiempo muerto pero fue imposible ante un Anaitasuna lanzado que alcanzó los 8 goles de ventaja inmediatamente después (20-12, minuto 38) y los 9 en un par de minutos (21-12, minuto 41). 

Con el partido y la eliminatoria en el alambre el Recoletas Atlético Valladolid sacó fuerzas de flaqueza para revertir la situación. La exclusión de Mladen Krsmancic permitió la reacción visitante con dos goles seguidos de Diego Camino y otro de Adrián Fernández (21-15, minuto 45). El capitán, Diego Camino, se echó el equipo a la espalda y anotó otros dos goles más para liderar al Recoletas y volverle a poner por delante en la eliminatoria (23-19, minuto 52).

La recta final fue muy intensa ya que la diferencia osciló entre los 5 y 6 goles para el Anaitasuna. Una exclusión de Ibai Meoki (minuto 56) despejaba el camino al Recoletas, y fue Álvaro Martínez (autor tres goles vitales en esta recta final) el que ponía el 26-21. Y otra exclusión de Anaitasuna, de Carlos Chocarro (minuto 57), permitía que Diego Camino pusiera el 26-22 a falta de dos minutos y diera ventaja a los vallisoletanos. 

En el último minuto el joven pivote Álvaro Martínez falló un lanzamiento que podría haber sido definitivo. El Anaitasuna lo aprovechó para anotar el último y decisivo gol, a dos segundos del final y desde el extremo gracias a Martín Ganuza (27-22). Tras un tiempo muerto y con dos segundos por jugarse Recoletas aún tuvo una última oportunidad, pero no marcó y el Anaitasuna fue el vencedor del encuentro y de la eliminatoria.

FICHA TÉCNICA
Helvetia Anaitasuna (27): Simon K. Henrik Nordlander (portero), Álvaro Gastón (2), Antonio Bazán (-), Martín Ganuza (3), Xabier Etxeberria (-), Ibai Meoki (1), Mladen Krsmancic (6), Franco D. Gavidia (-), Carlos Chocarro (7), Guillermo Fischer (-), Ander Izquierdo (2), Ander Ugarte (2), Pere Vaquer (4), Leandro Semedo (-), Patrik Bols (portero), Anderson Da Silva (-).
Recoletas Atlético Valladolid (22): Diego Camino (5), Nico López (-), Roberto Turrado (-), Dani Pérez (-), Adrián Fernández (5), Rubén Río (1), Carlos Calle (portero), Arthur Patrianova (-), César Pérez (portero), Álvaro Martínez (3), Roberto Pérez (-), Robin Dourte (3), Jorge Serrano (2), Miguel Camino (2), Manu García (-), Víctor Rodríguez (1).
Parciales cada 5 minutos: 2-3, 3-3, 5-4, 8-7, 11-8, 13-10 -descanso- 17-11, 20-12, 21-15, 22-17, 25-20, 27-22
Árbitros: Alberto Rodríguez Rodríguez y Rafael Alberto García Mosquera. Excluyeron dos minutos a Robin Dourte (1’), Guillermo Fischer (8’), Mladen Krsmancic (43’), Ibai Meoki (56’), Carlos Chocarro (57’).
Pabellón: Anaitasuna (Pamplona). Partido de vuelta de la 4ª eliminatoria de la Copa del Rey.

David Pisonero, entrenador del Recoletas Atlético Valladolid, valoró así el encuentro: “Balance triste. No ha sido el mejor día para nosotros. Hemos tenido altibajos, con una segunda parte mala que al final nos ha condenado. Hemos encajado un parcial alto, de nuevo goles abajo, pero aún así hemos tenido opciones en el último balón para clasificarnos. La fortuna no nos ha acompañado en el día de hoy, y es una pena porque todos teníamos ilusión en este objetivo. Un punto de partida. A seguir trabajando”.