Imagen del partido de la primera vuelta
Fútbol Sala  |  Uva
La victoria del conjunto vallisoletano y los pinchazos de Guardo y Pizarras le permiten llegar con todas las opciones a las dos últimas jornadas

5-6 El Uni gana en Narón a falta de 20 segundos y depende de sí mismo para meterse en la Copa

30 de Abril de 2018

En los partidos de dos caras que viene disputando el Universidad de Valladolid esta temporada, el de la visita al Cidade de Narón tuvo final feliz. El choque tuvo de todo, después de que los de Kike Molina bordaran su actuación en el primer tiempo y se marcharan 0-4 al descanso. Pero en el segundo todo cambió y Taveras, a falta de 20 segundos, convirtió el empate en triunfo con el 5-6 final.

Una victoria sufrida y que vale mucho más que tres puntos, pero en la que no faltaron los infartos. Tras quitarse la presión inicial de los locales, el Uni se asentó y asedió la portería del Cidade de Narón. Disfrutó de varias claras ocasiones hasta que Balle metió un balón al segundo palo para Miguelín, que arrasó con todo. 

Adri, en un mano a mano; Miguelín, otra vez al segundo palo; y Taveras, de doblepenalti, colocaron el 0-4 gracias al buen juego y la colocación de los universitarios. Además de morder en ataque, Picolo se mostró contundente en defensa en la primera parte sujetando a su pívot de gran envergadura, que supuso la mayor arma de los gallegos.

Pero en la segunda el Uni salió con la cara amarga. Cometió el error de dar un paso para atrás y concedió demasiado terreno a su rival, que se fue creciendo con el paso de los minutos. Iván marcó el 1-4 en el minuto 27 y poco después el Narón apostó por el portero-jugador. Consiguió el 2-4, pero Molina pidió tiempo muerto, tiró de pizarra y los vallisoletanos marcaron el 2-5 de jugada de saque. 

Todavía quedaban cuatro minutos por delante. La falta de contundencia en los visitantes resultó clave y el conjunto local logró el 5-5 a falta de 1:20, con polémico penalti incluido. Siguió con el juego de cinco y le costó caro, ya que Taveras robó un balón y marcó a portería vacía para sellar su triplete particular a falta de 20 segundos. Con el 5-6, hubo tiempo para otro infarto, ya que el Narón consiguió anotar sobre la bocina, pero uno de los colegiados señaló falta y el gol quedó anulado. Por lo tanto, los tres puntos viajaron para Valladolid en un partido que tuvo de todo.