31 | Deporte y Salud

La investigacion aplicada a la rehabilitación

Héctor Menéndez | UEMC
11 de Mayo de 2015
Imagen de sgarcia
Escrito por
Sara García

El investigador Héctor Menéndez hace de guía en la visita al centro de fisioterapia de Aspaym, donde se encuentra también la residencia y el centro de investigación CIDIF. "Aspaym nace para dar cobertura a los minusválidos cuando volvían del Hospital de Parapléjicos Toledo, pero a la vuelta no se adaptaban a sus necesidades. Surge para dar respuesta en su domicilio. Así, hay varios programas de solución, la residencia, el centro de día con talleres, el centro de fisioterapia y el centro de investigación aplicada donde estudiamos las consecuencias de sufrir una discapacidad física y el centro de valoración donde hacemos análisis biomecánicos", explica.

La mayoría de los pacientes con movilidad reducida disminuye su densidad ósea lo cual aumenta el riesgo de fracturas.

El Centro de Investigación en Discapacidad Física (CIDIF) es uno de los programas que tiene Aspaym Castilla y León. "Nos permite hacer valoraciones previas al tratamiento como es la densitometría, análisis de la marcha y ecografías, con el fin de aplicar el tratamiento más adecuado a cada patología", afirma. Están especializados en el tratamiento de la osteoporosis ya que a cada usuario se le hace una densitometría previa a la rehabilitación para poder prevenir y/o tratarla.

Así, en CIDIF valoran a lo largo del tiempo si la rehabilitación de los pacientes funciona, si aumenta la masa muscular, si gana fuerza, si tiene más densidad ósea... Los fisioterapeutas hacen valoraciones cada seis meses o anuales. En el centro de fisioterapia hay varios proyectos de terapias físicas a cargo de cuatro fisioterapeutas y licenciados en Ciencias Deportes (y un informático) que estudian terapias como la plataforma o la electroestimulación, es decir, entrenamientos no medicamentos.También colaboran con agentes expertos con grupos de investigación, como Telemática de la UVA y con la UEMC, con los que tiene convenios para sus proyectos de investigación aplicada y cooperación. Héctor Menéndez es profesor asociado de la UEMC, con quien desarrolla su investigación en colaboración, prestando alumnos para fases experimentales y utilizando el material.

"También se dan sesiones de formación porque la investigación es aplicada. Comentan las evoluciones de los pacientes con los fisios, lo que resulta muy "enriquecedor".

Cuentan con sistemas de análisis movimientos en 3D con cámaras infrarrojos en la que pueden ver cómo camina el paciente y reproducirlo en un ordenador. Según las bases de normalización, analizan cosas que se alteran (por ejemplo, los pacientes con ictus les afecta a la marcha) y así decidir cómo debe ser la rehabilitación. Pueden ven cómo camina con una prótesis, si la muleta está bien ajustada...También cuentan con un densitómetro para medir la densidad mineral ósea. Con una densitometría pueden ver la calidad ósea del pacientes y el grado de osteoporosis, lo que les ayuda a saber cómo manejarle para no fracturar hueso. "Así el fisio puede tener más cuidado al coger al paciente", comenta el investigador.

"El fin último es monitorizar al paciente, se puede hacer telerehabilitación a distancia, con el paciente en su casa, como complemento o porque vive en un pueblo, por ejemplo".

Las TICS y las nuevas tecnologías también han llevado a la investigación. Con una cámara Quinet Microsoft (la de los videojuegos) pueden monitorizar la actividad del paciente y que les sirva para rehabilitar el equilibrio. "La realidad virtual permite ciertas mejoras, reduce la frustración, es más motivante y también se producen mejoras cognitivas", asegura.

Con una ecografía miden la cantidad de masa muscular y el flujo sanguíneo del paciente, ya que a un lesionado medular se le atrofian los músculos por estar mucho tiempo sentado en su silla de ruedas. "Esto puede llegar a producir escaras y úlceras y acabar en una rehospitalización". La falta de movilidad producida por una discapacidad puede originar atrofia muscular. En las personas que pueden caminar, es fundamental conservar la mayor masa muscular posible para mantener su autonomía.

Este licenciado en Ciencias de la Actividad Fïsica y del Deporte por la UEMC en 2009 comenzó con la Universidad un trabajo que forma parte de su tesis doctoral. Estudió las piernas de estudiantes sanos, midiendo el grosor de los músculos y comparándolos con las personas en sillas de ruedas, para ver si aumenta la masa muscular con la rehabilitación y ver la velocidad de la sangre. "Midiendo el grosor del vaso se puede saber el flujo sanguíneo y así se puede hacer una terapia enfocada", explica, ya que la coagulación de la sangre da lugar a trombos.

Para ello, combinó la electroestimulación y vibraciones. "Les ponían la plataforma en el suelo con las vibraciones para la activación muscular y de la sangre porque sí tienen reflejos aunque no sea una contracción voluntaria". Con todo ellos saben la forma más eficaz de aplicar las vibraciones, con qué frecuencia, tiempos...

El doctorando espera leer la tesis este año ya que tiene tres papers internacionales publicados de otro estudio de 2011. Menéndez explica las fases experimentales, en las que probó a juntar la electroestimulación y la plataforma en personas sanas, que eran estudiantes de la UEMC. Les producía vibraciones de cuerpo completo. En un artículo explica que se comprobó que era más eficaz todo junto, que sólo las vibraciones o sólo la electroestimulación. Luego se probó con lesionados medulares en el CIDIF. Y la última fase se produjo ocho semanas después, en la que se apreciaron mejoras: "Era eficaz porque aumenta el diámetro, la masa mucular y las propiedades vasculares". Después se dejaron pasar seis semanas de desentrenamiento para ver qué pasa y entonces seguían las mejoras por encima del valor inicial.

Este estudio lo probaron en 15 pacientes sanos y en 10 lesionados con los materiales que cuenta el CIDIF: cuatro plataformas y cinco chalecos electroestimulación y tras comprobar los citados beneficios, se está aplicando ya en el centro esta terapia combinada de ambas cosas con los pacientes.

Pero queda mucho trabajo por hacer, y ahora cuentan con más estudios e investigaciones: junto a Juan Martín, de la UEMC están estudiendo los efectos agudos de la propiocepción, comprobando cómo la restricción del flujo sanguíneo influye en tu postura.

Además, este profesor, también entrenador de porteros, va a dirigir trabajos de fuerza en niños con parálisis cerebral mediante plataformas vibratorias. Así estudiarán distintos estímulos para lograr más capacidad para caminar y más fuerza en estos pacientes.

También harán rehabilitación en pacientes con esclerosis múltiple porque tienen problemas con el movimiento. Quieren ver cómo rehabilitar el equilibrio y si mejora el sentido de posición articular y, por último, otro estudio que están realizando con la UVA con un videojeuego para pacientes con ictus, "EPIC", en los que los entrenarán para que obtengan una mayor independencia. La investigación no descansa para aplicarla para mejorar la vida de los pacientes. Buen trabajo.