Francisco Páez en un parque en Boecillo.
Francisco Páez en un parque en Boecillo.
Francisco Páez en un parque en Boecillo.
Foto: hermandadblanca.org
Foto: juventudrebelde.cu
Foto: uemc.es
23 | Deporte y Salud

El esfuerzo de aprender

Francisco Páez | UEMC
20 de Noviembre de 2013
Imagen de sgarcia
Escrito por
Sara García

Le han llamado de la televisión china para ir a hacer un concurso demostración, pero nosotros lo tenemos más cerca y está dispuesto a explicar técnicas y repartir consejos. Hace unos meses el vallisoletano Francisco Páez, Maestro Internacional de Memoria Rápida, impartía un taller en la Universidad Europea Miguel de Cervantes para enseñar a estimular y mejorar la memoria. También trabaja en colegios de Boecillo y Portillo enseñando estrategias formativas y de aprendizaje avanzado como actividad extraescolar.

Pero no sólo es aplicable a los estudiantes, cualquiera, que no esté enferma, puede mejorar haciendo ejercicios mentales de memorización. Para ver su importancia, nada mejor que ceder la palabra a Páez: "Sin memoria seríamos incapaces de percibir, aprender, pensar, decidir, respirar, andar... Tampoco podríamos expresar nuestras ideas ni tendríamos una identidad personal porque sin recuerdos sería imposible saber quiénes somos y nuestra vida perdería sentido. La memoria conserva y reelabora los recuerdos en función del presente y actualiza nuestras ideas, planes y habilidades en un mundo cambiante."

"La función principal de la memoria es proporcionar al ser humano una base de conocimiento que le permita asimilar las situaciones que vive."

Lo primero es explicar las diferencias entre memoria a corto y largo plazo. Páez lo explica así: la MCP (memoria a corto plazo) es la que empleamos cuando estamos realizando cualquier trabajo, tanto físico como mental y nos permite que podamos hacerlo y recordarlo hasta su finalización, también se la llama memoria de trabajo u operativa, y dependiendo del tipo de trabajo, tiene una duración de varias horas, si se refresca con repasos frecuentes puede durar varios días, y así, llevaríamos la información a MLP. La MLP (memoria a largo plazo) comprende el almacén de recuerdos importantes de nuestra existencia que para nosotros son significativos y hemos ido aprendiendo y experimentando a lo largo de la vida. También tendríamos que mencionar la MS (memoria sensorial) que es la que inicia el proceso de las otras dos, ésta dura escasos segundos.

Respecto a las pruebas que él suele hacer en los programas de televisión que ha intervenido, los de memoria a corto plazo son los ejercicios de memorización clásicos, que en dos o tres minutos debes mirar y memorizar palabras, números etc. Superado este reto, hace poco empezó a memorizar los decimales del número pi. Pero no sólo consiste en recordarlos y recitarlos, sino que sabe en qué posición se encuentran los primeros 32.000 decimales, por lo que calcula que estará en la 6ª o 7ª posición del mundo en esta habilidad. En el Campeonato de Memoria Rápida de Roma de 2011, cuando consiguió el título de maestro internacional, vio al campeón alemán de 72 años Ulrich Voight batir el récord mundial al escribir los 100 primeros dígitos de pi que un software mostraba de forma desordenada en 39 segundos.

Paéz explica que hay gente que memoriza los decimales pasándolos a fonemas, aunque él lo hace con imágenes, como pequeños anuncios, flashes y con cada diez hace una historia.

Viendo las pruebas que tuvo que completar para ir pasando fases en el programa "Increíbles", le pregunto si hay diferencias entre memorizar secuencias de números, palabras, colores, fotos. Primero tuvo que hacer la prueba del cuadrado mágico en un tablero de ajedrez, con un número al azar y haciendo el salto del caballo tiene que rellenar todo y que al sumar columnas y filas dé ese resultado. Y aunque parezca difícil, él lo califica de "asequible". Otras fue memorizar las huellas dactilares de mil personas en un folio y le colocaban cinco en plató, aunque reconoce que se despistó en una porque no es lo mismo verlas en un papel que en la pantalla por la luz. Otra consistía en un sodoku con dos variantes, poniendo números y coloreando cada número en un color distinto. El público al azar eligió un número y un color y en 2 o 3 segundos con los ojos cerrados hizo todo el sodoku. En la final del programa tocaron los decimales del nímero pi.

"Para retener datos siempre, siempre, hay que fundir en una imagen la información nueva con la ya existente mediante una buena y surrealista asociación."

Entonces, mi pregunta es: ¿alguna cosa es más fácil de memorizar? "Es más fácil retener la información que uno entiende, comprende y le gusta. Yo utilizo la memoria visual, la más común, que me permite pasar a imágenes cualquier tipo de dato, o sea, que al final todo consiste en volver a ver lo que previamente se creó mentalmente independientemente del tipo de información. La memoria auditiva no tengo claro cómo se construye, a diferencia de la memoria visual, hay pocas personas que la dominen. Hay anécdotas de grandes virtuosos de la música que relatan cómo retuvieron en su cabeza una pieza musical oyéndola solamente una vez. La imaginación y la creatividad es el punto de partida para una duradera memorización.

Y es que, según dice, a la gente le cuesta mucho imaginar, cambiar las formas. Pone un ejemplo: una nube de hierro negra. "Eso choca y el cerebro lo aísla del resto de información". También da números a los objetos y a los colores. La memoria ha hecho previamente asociaciones. "Grabar gasta energía, es un acto de voluntad", asegura.

Aquí llega el tema de lo que están haciendo mal los estudiantes. Francisco Páez es tajante: "No se está valorando el esfuerzo de aprender", afirma. "La memoria tiene mala prensa por parte de los vagos. Hay que diferenciar entre repasar y repetir. Ellos repiten algo para aprender de memoria sin saber. Primero debe haber una comprensión y estructuración, luego sacar conclusiones, escoger las palabras clave y luego las memorizas y entonces sí, las repites pero repites algo que ya sabes", explica.

"Refrescar es frenar el olvido, hay que hacer frecuentes repasos hasta instalarlo en tu memoria, y a largo plazo, comprenderlo y consolidarlo."

Afirma que los alumnos no tienen recursos, toman mal los apuntes. Deberían hacer imágenes y dibujos para el hemisferio derecho (el hemisferio izquierdo es del texto) y luego cambiarlos en el papel. Así, en el margen izquierdo del papel poner las imágenes, el color, la fantasía y en el derecho, las frases y así, la información estará cruzada. Además, se refiere también al consejo clásico de estudiar o no la víspera de un examen. "Hay que trabajarlo, con lo que hemos dicho de esquemas, resúmenes, subrayar.... Por eso lo ideal es estudiar antes, el día antes no se estudia, se debe posar la información", explica.

También entran en juego los nervios. "Hay que ir al examen tranquilo, con las frecuencias alfa cerebrales bajas". Esto se consigue haciendo ejercicios de relajación y visualización de 5 o 10 minutos al día. Entonces, ¿cómo se puede controlar el estrés para mejorar el rendimiento escolar? "Entrenando previamente la mente para estar muy relajada y concentrada en el momento del estudio, y mantener este estado luego en el examen para no quedarse en blanco y rendir al máximo en esos momentos en los que debemos expresar nuestros conocimientos aprendidos".

Pero el tema de la relajación y el estrés es de nuevo tan extenso que lo explicaremos en otro reportaje.