Diario de Navarra
Trasplantrun
24 | Deporte y Salud

El deporte como un tratamiento más

Nani López y Xabier Les | UEMC
16 de Diciembre de 2013
Imagen de sgarcia
Escrito por
Sara García

"El deporte me da vida. Como hay que agarrarse a la vida, yo me agarro al deporte", con esta frase de Xabier Les, trasplantado de riñón y plusmarquista mundial en atletismo, y con la recomendación de Nani López, primera persona trasplantada en finalizar un Ironman, de difundir el deporte para que la gente trasplantada se anime y se fomente la donación de órganos, terminó la charla titulada "El deporte como ejemplo de superación y reto" en laUniversidad Europea Miguel de Cervantes
.

Ignacio López de Sagredo es triatleta y trasplantado de hígado en 2007, el primero en terminar un Ironman. Comienza a hablar explicando "Yo ya era así" para decir que antes de su trasplante ya hacía mucho deporte. Comenzó a notar una bajada de rendimiento y las temidas "pájaras" cada vez que salía con sus compañeros en bici. Hasta que al séptimo día de tener flato decidió ir al médico y en las pruebas le encontraron un tumor de 12 centímetros en el hígado. Le dijeron que era necesario un trasplante y le operaron en el hospital Vall de Hebrón.

A los 3 meses ya entrenaba - "correr y nadar me costó más porque me tiraba la cicatriz"- pero en unos controles le encontraron dos tumores más y necesitó radiofrecuencia para que no se hicieran mayores. Le pusieron en la cola de trasplante hepático. "Esa angustia es muy grande, vives pegado al teléfono 24 horas y justo me llamaron un día cuando estaba con unos amigos en lo alto de una montaña sin cobertura después de cinco horas en bici". Tras el trasplante un 13 de enero "le daba la paliza al médico de cuándo podría volver a entrenar. Al final me dijo que si las analíticas estaban bien un año después".

"Soy muy consciente de todo. La salud yo ya la he perdido una vez".

"En diciembre pasé consulta, estaba perfecto y en mayo me fui a la Titan Desert, cinco etapas en el Sáhara". Aunque la califica de "durilla" era muy consciente de la preparación, habló con la organización -a la que califica de 10- y el médico de allí le seguía personalmente. Le recomendaban mucha hidratación. "Yo era muy consciente, ya he perdido la salud una vez", dice, y añade que "si hay cualquier cosa me retiro sin problemas". Se ponía la alarma para la medicación a las 9 de la mañana, se paraba a tomársela y por esta razón hizo prácticamente solo todas las etapas porque todos los demás avanzaban mientras tanto.

"Ya he hecho lo que quería hacer antes del trasplante, porque era algo que había hablado antes con los amigos". A esta prueba deportiva se unió el Half Ironman Extreme Man de Menorca en septiembre de preparación para el Ironman Challenge BCN Maresme en octubre. También ha estado en La Olla de Núria (carrera de trail de alta montaña), 14 picos entre 2.500 y 3.000, entre otras proezas deportivas.

"Me preocupa más hacerme una prueba médica que la bici. Haciendo deporte me siento bien, seguro de verdad, me circula la sangre como digo yo".

La Trasplant Run es una carrera de 5 kilómetros que se planteó para los trasplantados y sus familias para fomentar los hábitos saludables y le escogieron como imagen el pasado mes de marzo. "Yo hubiera pagado por encontrar alguien como yo, ver su calidad de vida. He conocido a muchísima gente que dicen que les he ayudado al ver que se puede mantener este tipo de vida". Así comienza el Proyecto Nani que pretende fomentar el deporte y la donación de órganos.

¿Sus próximos retos? Preparar en febrero la media maratón de Granollers, el Ironman de Mallorca en septiembre y su verdadero sueño, intentar conseguir plaza para 2015 para el Ironman de Hawaii: el olimpo de los triatletas.

La otra persona en contar su experiencia es Xabier Les, atleta navarro trasplantado de riñón que ha conseguido 12 medallas de oro en las últimas ediciones de los Juegos Mundiales de Trasplante y posee varios récord del mundo.

Hace ya 19 años que trasplantaron a este pamplonica y dice que no se acuerda de todo porque con 22 años "eres más inconsciente". Antes estuvo 7 meses en diálisis, a donde ahora ha tenido que volver ahora porque ha sufrido un rechazo de su trasplante. El deporte también formaba parte de su vida diaria antes del trasplante. Cuatro meses después ya estaba corriendo y se apuntó a un equipo de fútbol pero cuando empezaron los reconocimientos médicos le dijeron que era peligroso y no le dejaron jugar. "Entonces me pusieron esa barrera aunque luego ha habido ejemplos de trasplantados como Abidal, pero cambié de deporte y empecé con el atletismo".

"Es una forma de estar agradecido con la persona que te ha dado el órgano. Te va a durar más y tener más calidad de vida, y al final todos queremos disfrutar".

Los Juegos Mundiales de Trasplantados comenzaron en 1978 y demostraron que la gente podía hacer vida normal. "Yo me apunté en 1997 y es una buenísima experiencia porque con 23 años no sabes nada de trasplantes y conoces mucha gente, aunque yo no me siento especial, hay que dar una sensación de normalidad. Está demostrado que el deporte es beneficioso, pero cualquier actividad física, el gimnasio, salir a correr...

"Hay muchos estímulos hoy en día para hacer deporte. Es una opción personal, pero si uno me ve, se refleja y ve que es una buena opción, encantado". "Yo entrenando no pienso que estoy trasplantado, no pienso que me va a pasar algo", aunque asegura que el 100% sólo se da en la competición.

¿Y todo tipo de deportes? No, los de contacto están contraindicados, boxeo, kárate... porque no se pueden controlar un choque, un golpe en el órgano trasplantado podría ser fatal. La investigadora Sonsoles Hernández explica que los trasplantados de corazón es con los que más cuidado hay que tener porque el fallo cardíaco en la primera causa de mortalidad en las personas trasplantadas.

"Una buena comunicación alivia muchos síntomas".

Las familias respetan y apoyan estas decisiones, aunque tiene otro hermano también trasplantado que lo vive con más temor. Está muy concienciado con todos estos problemas porque además trabaja como trabajador social en el área de hematología en la Universidad de Navarra con personas trasplantadas de médula. Reconoce que falta mucha información y que hay problemas de comunicación. "La comunicación es fundamental, de médico a paciente, de paciente a médico, de paciente a familiar, entre todos...Es mejor que la gente sepa cómo estás".

Están comenzando un proyecto. "Si a una persona que tiene que estar 25-30 días en una habitación, le das una bici o un balón y le motivas, seguro que te lo agradecerá", dice. También la profesora de la UEMC Sonsoles Hernández
se refiere a las salas de espera activa, en las salas de diálisis poner cuatro bicis en vez de cuatro sillas.

"El ejercicio es un tratamiento más" y con esta conclusión terminaron dos horas de una interesante charla a juzgar también por las preguntas del público, muy interesado en el tema.