El doctor con su libro en su despacho
El doctor con su libro en su despacho
El doctor con su libro en su despacho
El autor del libro con el coordinador e impulsor de la idea.
Alberto López posa con una frase enmarcada que le gusta.
19 | Deporte y Salud

Consejos médicos de buenas manos

Alberto López Moreno | Real Valladolid
21 de Febrero de 2013
Imagen de sgarcia
Escrito por
Sara García

Exfutbolista, entrenador nacional de fútbol, médico y ahora también ¿escritor? Él es Alberto López Moreno y sus dos primeras facetas son ya muy conocidas; en la última acaba de estrenarse gracias al libro "Primeros auxilios en el deporte" que está teniendo mucho éxito debido a que es un manual sencillo y práctico sobre lo que hay que hacer en determinadas situaciones, y sobre todo, como bien dice el autor, lo que no hay que hacer.

""Me he puesto en el lugar de otros cuándo te preguntas ¿y qué hago yo ahora?"

La idea surge del abogado Félix Antonio, que escribió otro libro en relación con la legislación y el reglamento en el mundo del fútbol y le planteó esta propuesta al Dr. Alberto López hace ya más de dos años. Como no es sólo sobre el mundo del fútbol, el exfutbolista ha tenido que documentarse, viendo muchos vídeos, sobre otros deportes y las lesiones más frecuentes. Está dirigido a todos los que rodean este mundo, ya que son primeros auxilios, por lo que sirve tanto a entrenadores, como padres, delegados, los propios deportistas, incluso los espectadores del partido."Responde al ¿qué hago yo ahora? Pero lo primero ¿qué no debo hacer? Por ejemplo, si no hay que moverlo y luego, si se puede hacer algo. Pero sobre todo, no hacer nada que pueda hacer más daño", explica el doctor. Por lo tanto, aparte del deporte profesional, que cuenta con buenos equipos médicos, está pensado, por ejemplo, para el deporte base y para situaciones cotidianas, como un jugador sangrando por la nariz.

"La lesión muscular y el esguince de tobillo es lo más frecuente", asegura."

Al abarcar todos los deportes, hay algunas lesiones más específicas de algunas disciplinas deportivas, como el esguince de dedo o del cruzado anterior en el esquí, traumatismo de dedos en voleibol, o las coxigodinias en el patinaje (golpes en el coxis o lo que todos conocemos vulgarmente como culadas"-explica el doctor-)... y luego se han extrapolado temas que coinciden. Así, las lesiones musculares constituyen el anexo con un cuadro clasificando las lesiones musculares agudas.

El primer capítulo trata los golpes en la cabeza porque, como bien dice López Moreno "entraña el riesgo más importante". "Los tres primeros -traumatismos en la cabeza, pérdida de conocimiento y obstrucción de la vía aérea por un cuerpo extraño- son los que más asustan porque compromete la vida". El libro está estructurado de manera anatómica, es decir, de arriba a abajo, de la cabeza a los pies, pasando por todas las partes del cuerpo, las lesiones que se pueden padecer e incluye también golpes de calor, heridas y abrasiones y convulsiones. Aunque también cuenta con un índice analítico en orden alfabético para buscar mejor. Además, aunque trata con rigor los términos médicos, está escrito de forma divulgativa para que puedan entenderlo todos. Asegura que mucha gente le ha comentado que es muy útil,-"lo que es muy gratificante", sonríe-, y que lo llevan consigo en las mochilas. Ya va por la segunda edición y no descarta corregir algunas cosas y hacer una revisión, o lanzarse más allá y tratar las lesiones más crónicas, por ejemplo.

"Los deportistas asumen bien el sacrificio y el dolor, por lo que suelen recuperarse rápido"

Respecto a su época de deportista, reconoce que ahora hay bastante más conocimiento y más preparación. "Ha mejorado mucho también la formación en el deportista. Desde el año 85 a ahora hemos ido evolucionando, claro, sobre todo en la atención médica a deportistas", y pone como ejemplos los ecógrafos o los desfibriladores. Aunque el 80-90% de casos se atienden en el mismo estadio donde él tiene su consulta, hay lesiones más específicas que se derivan a los especialistas, o una radiografía o una resonancia por ejemplo, que ahí no se pueden hacer. Como último caso, la operación de Marc Valiente en el partido disputado contra el Athletic de Bilbao. Tan solo tres días después ya comparecía ante los medios, así que esto nos lleva a la tan manida frase de "los deportistas son de otra pasta". ¿Qué hay de verdad en eso? "Sí, es cierto, primero porque tienen una predisposición genética que incluye la recuperación de lesiones y también el tiempo que dedican a ello. Asumen bien el sacrificio y el dolor. Y recuperase lo antes posible es importante, es su trabajo por lo que incluye esa parte motivacional", explica.

"Te preocupas de que esté bien él y su entorno, incluidos familiares"

El último año que jugó con el Real Valladolid, 2001, fue también su último año de la carrera. "Fue despacio, pero sin pausa", bromea. No pensó que su lugar acabaría en los servicios médicos de su equipo, donde trabaja desde 2004. Y ahora atiende entre el primer y segundo equipo a 50 personas, que se extrapola también a familiares. "Al final eres un poco el médico de atención primaria de todos, porque atienden al profesional en todos sus aspectos; te preocupas de que él esté bien y su entorno, su estado de ánimo, porque lógicamente la parte psicólogica también influye".

El equipo médico del Real Valladolid lo forman el médico (Pablo Grande), un nutricionista, un psicólogo, un recuperador, un podólogo, un dentista, un traumatólogo y el jefe de servicio médico Rafael Ramos, que le ha corregido el texto, sobre todo cuestiones técnicas -su mujer y su suegro también lo revisaron- y firma la introducción.

Para terminar, una frase del médico traumatólogo Dr. Pedro Guillén, autor del prólogo del libro de quien Alberto Moreno no duda en afirmar: "he tenido la inmesa fortuna de haber recibido su docencia en mi formación médica orientada al mundo del deporte". “Quien día a día no mejora deja de ser bueno”; una frase que el doctor blanquivioleta tiene enmarcada en su despacho y que sin duda dice mucho de él. Realmente, están en buenas manos.