CARTA DE UNA BANDERA

CARTA DE UNA BANDERA

CARTA DE UNA BANDERA


Periodista | Sara García | 31-05-2012 08:27

Al final del verano, me sacas del armario, y me llevas al fútbol todos los domingos, bueno... esta temporada tambien he ido al estadio los sábados a las 16h después de comer, los domingos a la hora del vermú y los miércoles a altas horas de la noche.

Pero estos últimos partidos, me has colgado en el balcón. A mí me gusta moverme con el airecillo, y que la gente se quede mirando nuestra casa y diga con orgullo, "¡mira! ¡voy a poner yo también mi bandera en la ventana!"

Los días de partido me descuelgas y me anudas a tu cintura. Me gusta mucho acompañarte y ver a los aficionados que se ponen las banderas a modo de capa de Superman o de falda. Los últimos encuentros te he oído decir que estabas muy contento porque se veían muchas banderas y bufandas en el estadio.

De repente, cuando ves una cuenta atrás en el videomarcador, me coges y me agitas, dando vueltas, y todos cantáis una canción. ¡A mí me encanta! Contigo sufro, me divierto, canto, animo, gritamos gol, comemos el bocata, escuchamos la radio, comentamos la jugada...

Le dices a tu compañero de al lado que yo llevo escrito "Somos de Primera", pero que en la suya pone "#SomosValladolid" porque es más moderna. Bueno... pero las dos somos blanquivioletas, y eso es lo que importa, ¿no?

Incluso alguna vez, hasta me llevas de viaje. La última vez fuimos a Alcorcón, éramos mucho y me lo pasé fenomenal, aunque luego el resultado no debió ser el que esperabas. Te oí decir que este domingo ya era el último que me llevabas a Zorrilla, y me dio un poco de pena, pero ahora parece que no, que hablas algo de jugar un 'play off' y que se alarga dos semanas más. Te vi un poco triste por eso, pero no sé por qué. Pues mejor, así ves a tu equipo más días jugar, ¿no?

Nosotras, las banderas del Pucela, junto con las bufandas y las camisetas, ya hemos quedado en la Plaza Mayor, va a haber una concentración masiva, ya verás, vamos a teñir la ciudad de morado y blanco, porque esos son nuestros colores, de los que nos sentimos orgullosos. Y tú, ¿vas a venir a animar al Real Valladolid?